miércoles, 28 de abril de 2010

Extracción de tornillos

Uno de los problemas con el que nos encontramos habitualmente reparando clásicas es el desmontaje de tornillería, bien agarrotada o bien con el cabezal deteriorado de tal manera que no se puede desmontar. Para estos casos hay dos herramientas de aquellas que se pueden considerar imprescindibles (a mi en esta categoría se me ocurren demasiadas).
Este fin de semana a Salvi le han dejado ambas herramientas para solucionar un problema de tornillería en un motor de Ossa.
Tengo un "amigo" que hace tiempo me prometió que cuando quisiese me dejaba uno de estos destornilladores, ha ido pasando el tiempo y al final ha tenido que ser un mecánico el que me lo ha proporcionado. En fin sobran las palabras.
Para quien no lo conozca, el destornillador de impacto transforma un golpe de martillo en su cabeza en un giro seleccionable a derecha o izquierda. Como esto sucede de forma sincronizada, la punta no patina ni deteriora la cabeza del tornillo, pues a la vez que aprieta da un golpe de giro seco.
Es una herramienta fantástica aunque un poco cara (unos 40 € aprox.) para las veces que se usa. Por eso confiaba en mi "amigo"; la verdad es que el fué el primero que no pudo pasar más tiempo sin ella y ahora tiene cola de gorrones esperando su conocida generosidad (yo entre ellos).
Puede utilizar punta plana, estrella, allen y torx. Basta con dar un giro de 90º a una anilla para que apriete o afloje. Se coloca la punta adecuada, el sentido de giro deseado aflojar-apretar y se da un golpe con decisión, ..... el tornillo se afloja.

Destornillador de impacto IRIMO


La otra herramienta no la conocía y me ha gustado mucho; sirve para cuando nos hemos cargado la cabeza de un tornillo o lo hemos roto apretando. Se trata de un juego de machos de varias medidas, aparentemente similares a los de hacer rosca. Tienen una particularidad, la espiral de rosca tiene sentido contrario al de un tornillo.
Primero hay que hacer un taladro dentro del tornillo roto, después introducimos un macho de 2/3 aprox. del diámetro de la rosca. Se introduce y lo giramos en el sentido de aflojar. Como la espiral está invertida, cuanto más apretamos para aflojar, más se incrusta el macho. En el momento que este queda trabado, el tornillo se empezará a aflojar ... si todo va bien.
Al tratarse de tornillos partidos y salvo que estuviera haciendo tope en el fondo (cosa poco habitual), al no existir la pieza que está fijando el tornillo, no existe apriete en el dentado de la rosca, por lo que sale sin mucho esfuerzo. Si se resiste, no es aconsejable hacer mucha fuerza, debemos probar con un macho de más diámetro. Hay que tener en cuenta que el par de apriete es proporcional al diámetro y si estuviera trabado podríamos llegar a romper el macho. Cuando esto sucede, hay que hacer pasar una broca, eliminar todos los restos del tornillo y pasar un macho de más diámetro (de 6 a 7, p. ej.)

Machos de extracción para tornillos empotrados y rotos


Espiral de roscado inverso

Lo hemos utilizado para sacar un tornillo partido del motor de la Phantom 125. Por la posición de los engranajes ha habido que poner y sacar el mango de apriete unas cuantas veces porque en cada vuelta hacia tope.


PD: Eugeni me quiere poner los dientes largos y me envía una imagen de otra herramienta indispensable para reparar roscas y tornillos dañados.
Es una especie de peine rectificador, de una aleación más dura que el acero (como una lima) y que a base de pasarlo corrige las imperfecciones por golpes o entradas de tornillos desalineados.
Lo ha utilizado por ejemplo, para reparar el aro de apriete de un codo de escape en el cilindro de una Cota MK1.
Cada extremo de la herramienta tiene 4 tipos diferentes de peine, un lado es Métrico y el otro Withworth.
Parece un útil muy interesante no solo para taller, si no para la caja de herramientas, pues permite resolver problemas in situ, sin otros medios.


11 comentarios:

  1. Este sistema que explicas podría solucionar lo del tornillo de freno de disco de Eduard y su Cota

    ResponderEliminar
  2. Creo que le dejaron un destornillador y lo probó en vacaciones, pero como dando golpes de "intensidad" media no se aflojaba, prefirió dejarlo para la vuelta, no fuese que al final se rompiese el tornillo y se quedase sin moto en verano.
    Yo lo he probado con tornillos planos, con la muesca deteriorada y es fantástico, puedes ver como con cada golpe gira un poco; de hecho con 2 o 3 golpes tienes suficiente porque una vez está flojo puedes seguir con un destornillador normal.

    ResponderEliminar
  3. No estoy muy seguro, pero creo que por alusiones debería contestar .... En breve enviaré una foto de otra herramientas de indispensable tenencia. La usareis 3 o 4 veces en vuestra vida pero ..... pero se ha de tener !

    ResponderEliminar
  4. La única verdad se llama: "envidia cochina" de tu destornillador.
    Yo me compré una terraja para hacer roscas, del tamaño de los tornillos de amortiguador trasero, pues tenía una de las de la Lobito machacada. La alternativa era ir a buscar una prestada, eliminar el tornillo y volver a soldar ... o comprarla. La he vuelto a utilizar otras dos veces para reparar y me ha compensado con creces. Ahora la paso siempre para dejar la rosca perfecta y pulir pequeños fallos. Hay herramientas que aun con poco uso son rentables y el destornillador de impacto es una de ellas.

    ResponderEliminar
  5. Ayer subí la Cota a Llívia. Espero que el "amigo" de Fernando nos deje nuevamente el detornillador de impacto para que, con la ayuda inestimable del "maestro" Fernando, podamos proceder al desmontaje de la pinza del freno, para poder sacar la rueda y cambiar la cubierta.......

    Saludos a todos

    ResponderEliminar
  6. Pero esta vez tienes que darle sin contemplaciones, o sea, "intensidad" alta, si no te atreves no te preocupes, ya le daré yo el golpe, con lo estresado que voy, no veas el "toque" que le voy a dar.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Lo que inventa el hombre blanco!!

    Entre Julián y tú estoy descubriendo herramientas que habrían sido totalmente ignotas para alguien que limpiaba el chiclé de la Scorpion 50 con unas tijeras como destornillador.

    En cuanto al coste, parece más caro quedarse parado en una restauración por culpa de un miserable tornillo.

    ResponderEliminar
  8. O.K. Tan pronto como disponga de la herramienta, pongo la Cota a tu disposición para que le des el "toque" definitivo...

    ResponderEliminar
  9. He añadido una postdata con otra herramienta interesante que me envia Eugeni

    ResponderEliminar
  10. Por fin !!!!
    Por fin pude desmontar la rueda delantera de la Cota 310: Eugeni me prestó una vez mas su destornillador de impacto IRIMO i esta vez, sin vacilaciones y con la ayuda de mi hijo Edu que sujetaba fuertemente el manillar, procedí a dar un buen número toques de "intensidad alta" a los tornillos que sujetan el cubredisco a la pinza de freno -paso previo imprescindible para poder sacar el eje de la rueda delantera- y finalmente se aflojaron, pudiendo finalmente extraer la rueda. Una vez fuera, con la inestimable ayuda del amigo Fernando, que se ofreció amablemente a cambiar la cubierta vieja (era la de origen, con 19 años a cuestas!)la sustituyó por una Pirelli 2,75x21 nueva. Antes de montar nuevamente la rueda, aproveché para sustituir el reenvio del cuentakilómetros, que estaba averiado desde hacia 6 o 7 años. Ahora solo me queda conseguir unos retenes de la horquilla invertida y sustituirlos por los viejos, pues debido a la antiguedad de los mismos, se han deteriorado y, en consecuencia, se ha vaciado todo el aceite de la horquilla.

    Saludos a todos

    ResponderEliminar
  11. Ya te dije que hay "otro" tipo de aditivos de base orgánica, como la Caipirinha (que además está buenísima), que tienen propiedades mágicas a la hora de vencer reparos para dar una buena castaña a un tornillo atascado.

    ResponderEliminar