sábado, 27 de febrero de 2010

Sherpa T 49 - Downgrade de tija

Hoy voy a envejecer una pieza un par de años, la tija de dirección, la que lleva esta moto es una versión más nueva de la que le corresponde; esta hecha con el mismo molde base pero con la sección aumentada
Antes de desmontar compruebo la holgura de la horquilla, cogiendo ambas botellas por la base con las manos e intentando moverlas en el sentido longitudinal de la moto. Si tiene holgura lo notas enseguida y esta apenas tiene. Esto lo aprendí al venderme una Sherpa kit 350. Como tenía encima unos cuantos triales y muchas horas de entreno, digamos que estaba bastante "rodada", así que para venderla la adecenté un poco, pero el comprador era un mecánico experimentado y después de echarle un vistazo, comprobó la holgura de horquilla, que no era pequeña, allí caí con todo el equipo.
Pido porque el spray aflojatodo haya funcionado, doy un par de golpes en la tija y .... !!siiii¡¡ ha salido. La verdad es que no las tenía todas conmigo, porque la semana pasada le di unos "toques" importantes y ni se movió. Ya puedes utilizar todos los medios que en teoría deben funcionar, siempre hay alguna pieza que tiene vocación de ser excepcional; para confirmar la regla. Me había planteado calentar la pieza, pero por suerte no ha hecho falta.


Doy la vuelta al chasis y horquilla, lo ato con una correa al caballete, saco los tornillos que fijan la botellas a las barras, tiro de las primeras hacia abajo y .... nada. Por un momento me he quedado en blanco; he repasado la horquilla, no, no hay nada más que la bloquee. Sale la tija y me vuelvo a parar con la botella, vaya comienzo. Cojo la botella con fuerza y tiro con ganas, ... !!sale¡¡, vuelve a funcionar con la segunda botella. La pieza inferior de la barra tiene un pegote de aceite y limos, que han hecho una especie de engrudo que impedía su salida.



Paso un cepillo de alambre por las barras para eliminar oxido y evitar que se traben las barras al salir. Una vez sacadas toca el turno de las puñeteras bolas de acero, que recojo con una tapa metálica y por esta vez no pierdo ninguna.


El modelo para modificar la tija es de la Lobito, que tan solo se diferencia en el diámetro de las barras. Hago un pequeño croquis, tomo medidas y empiezo a analizar como lo haré. Mientras me doy cuenta que la tija esta peor de lo que había visto. De las cuatro roscas, tres han sido reparadas, todas con técnicas diferentes, parece un muestrario de reparaciones, ninguna fina. En una de ellas han hecho un corte con sierra, que supongo que sirvió para hacer una muesca para destornillador plano, pero claro cortando la tija; la otra es de cirugía medieval, se quedó un trozo de rosca al fondo y han extirpado el trozo, pegando un bocado a la tija, así a lo bestia. Aún tengo más claro que lo mejor es adaptar la pieza.



Pongo una arandelas grandes para proteger los alojamientos de las barras, están planeados y si se me escapa una lima o la muela puedo hacer una desgracia. También protejo con cinta partes que pueda arañar. Marco con rotulador la línea de corte, con un margen de 1 mm como mínimo. Corto con sierra de arco y después con la amoladora hasta dejar un margen para acabar a mano. A partir de aquí, comprobar todo muchas veces, paciencia y lijar y lijar. También uso un rotoflex y muelas y discos dremmel y similares (Lourdes encontró una caja en Lidl por 6€ muy apañada, tiene un poco de todo).



Hago primero un lado, que me sirve para corregir la forma de hacer el segundo.




Finalmente consigo la pieza "envejecida" que quería. Queda dar un par de puntos de soldadura en el corte de sierra que hicieron y cuando tenga las bridas superiores y las abrazaderas, hacer el último ajuste.





Esta vez y por lo pequeña que es la pieza he empleado mucho equipo de combate: sierra de arco (2 tamaños), soporte para hoja de sierra, amoladora, limas (de todo tipo, rectangulares, triangulares, cuadradas, media caña, redondas, pequeñas y medianas), rotoflex con muelas de piedra y de lija, discos de laminas de lija de 80, 120 y 200, lija con espuma, pie de rey, transportador, cinta de papel, lija de 200 y 400. ....... Y ocho horas de trabajo.



Bultaco Sherpa T 49

6 comentarios:

  1. Alucinante !

    Esto es a lo que yo llamo un trabajo fino......

    ResponderEliminar
  2. Pero fino, fino.

    Mis respetos.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que cuando empecé no las tenía todas conmigo, porque un fallo y me cargaba la pieza, por eso me lo tomé con calma. De todos modos, la tija va pintada, por lo que aún podía corregir errores sin que se apreciasen al final.

    ResponderEliminar
  4. Estupendo trabajo, señor.

    La rotoflex que usas ... ¿de qué marca es? Es un cacharro que nunca he usado, pero me gustaría probar a pulir alguna lumbrera y creo que para eso es única, ¿no?

    ResponderEliminar
  5. Ahora no recuerdo si es Wuto o Würth, luego lo miraré y te lo digo. No lleva motor, es un accesorio para ir conectado a un taladro. Tenían de 2 medidas y me quedé la más larga, de 1 m. La verdad es que lo uso de forma esporádica, pero aquel día le saco partido, pues hay infinidad de accesorios. Desde luego para pulir lumbreras es "la herramienta". Desconozco como funcionan las motorizadas tipo Dremmel. Yo me la quedé porque tiene un coste reducido, aprovecho la potencia del taladro y he podido ir comprando solo los accesorios que necesito.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la info. Lo miraré, a ver si encuentro algo en Madrid.

    ResponderEliminar