lunes, 15 de marzo de 2010

Sherpa T 49 - Piezas para zincar y cromar (II)

Este fin de semana ha sido intenso, debe haber sido por que nos ha llegado un frente frío desde la meseta y nos ha contagiado una actividad de fin de semana inusual. Estanis Soler ha venido a buscar una Ossa Desert Phantom 250 de mi cuñado Salvi, para incorporarla a la exposición del Museo de Bassella "Eternas rivales". Hemos trabajado en la restauración de otra moto de Salvi, una Ossa Phantom 125 y yo he proseguido con la preparación de piezas para zincado y cromado. El otro día hice lo más llevadero, hoy ha tocado lo más pesado, las piezas pequeñas. Para ello he utilizado la técnica de José, con el taladro fijado en la mesa y aguantando las piezas a mano; es mucho más rápido, solo tiene una pega, me como los guantes, pues el cepillo de alambre acaba desgastando la piel, al final he utilizado unos viejos y tema solucionado.
Hay multiples definiciones del tiempo, en Wikipedia deben estar todas, pero independientemente de la que elijamos, la entendamos o no, sus efectos los tenemos delante nuestro.


Y nuestra ilusión como restauradores es paliar parte de sus efectos, quitandole las arrugas (oxido, mugre, hilas cepillo).

Para conseguir finalmente esto


Tensores de cable, antes y después


El cepillo ha dicho basta al quedarse sin alambres, por lo que no he podido seguir, pero lo ha hecho en el momento oportuno, veinte minutos antes de la salida del GP de Bahrein. Como aficionado a la F1, hoy es un gran día para mi; me hice ferrarista con doce o trece años, en una época en la que Ferrari no ganaba nada, me hice Alonsista cuando este corría con Minardi y tampoco se comía un rosco. Verlos ahora a los dos juntos es un sueño hecho realidad.
PD: el equipo de fútbol que despierta mis simpatías (nada forofistas) desde pequeño, casi nunca gana nada, así que espero compensar sequías.

PD-2:

2 comentarios:

  1. Trabajo pesado, cierto. Tengo que matizar que la técnica no es mía, es sólo la que uso, pero a mí me la enseñó Julián. A cada uno lo suyo.

    ResponderEliminar
  2. Tiene otra ventaja; cuando trabajas con el taladro en mano, tienes que fijar la tornillería y piezas pequeñas en el tornillo de banco. Si aprietas demasiado se marcan y si te quedas corto pueden salir volando en cualquier dirección.

    ResponderEliminar