miércoles, 22 de junio de 2011

Impalada 2011



El sábado 18/06/2011, se celebró la tradicional Impalada, jornada motorista dedicada al mítico modelo de Montesa, que cada año se celebra en Barcelona. Este año la salida se realizó desde el restaurante Mas Corts en Sant Fost de Campsentelles y participaron unas 230 motos.
De entrada, debo decir que siento cierta envidia por la inexistencia de un acto de caracter similar para el modelo equivalente de mi marca, Bultaco, pero en el fondo hay algunos motivos para ello, los modelos icono de cada una de ellas para carretera, Metralla e Impala, nacieron con metas muy distintas. En Bultaco se persiguió desde el principio la deportividad y las prestaciones por encima de todo, que inició la saga con la Tralla 101, mientras que en Montesa se buscó la funcionalidad, la simplicidad, la fiabilidad (no lo digo yo, lo dice Leopoldo Milá, su principal artífice). Ambas marcas ampliaron gama, Bultaco con modelos descafeinados de Metralla (sobre todo por carecer de capacidad económica y material de evolución) y Montesa con modelos vigorizados de Impala. Esos otros modelos y evoluciones, para que los incondicionales de cada marca puedan tener una moto a su medida, pueden ir muy bien y ser muy acertados (ver p. ej. enlace a "futuraescuderia"), pero la imagen de marca de cada modelo, esa que ahora en el mundo actual se persigue con tanto ahinco, para mí está muy clara: Metralla es deportividad, Impala es funcionalidad. Y esto último es para mi el gran éxito de la popularidad de la Impala.

La Metralla es un “pepino” de serie, sin necesidad de tocar nada, es una moto radical, dura de tacto y por tanto no apta para todos.
La Impala es una moto para todos los públicos, de conducción dulce y funciona muy bien; por ello ha sido la moto de muchos aficionados, expertos, noveles o simples usuarios, y ha conseguido hacerse un hueco en la memoria sentimental de muchas personas, que es la más perdurable de todas. La Impala ha compartido muchas experiencias con gente muy diversa y para mí ese es su secreto.
Este año Eugeni me dejaba una Impala para participar, y aunque no podía dedicar más que parte de la mañana del sábado, acepté su propuesta sin dudar. Lamentablemente el primer contacto con la moto fue el viernes a última hora de la tarde. Eugeni la pone en marcha de forma periódica, así que no se preveian complicaciones. Comprobamos presiones, puesta en marcha y motor al ralentí, mientras, Eugeni cierra el garaje y se va. Nos quedamos Ernest y yo. Se para y no arranca, falta gasolina, empujando hasta casa de Ernest. Ponemos un par de litros, pero tampoco. Cuesta abajo, .... nada, cuando me doy cuenta ya he hecho 200 metros en bajada con fuerte pendiente. No tenemos ningún recambio de la Impala. Decidimos seguir en punto muerto hasta Motos Rubio, 1,5 km de bajada. Persiana cerrada, se ha muerto la suegra de Francesc (al que desde aquí doy mi pésame). Ernest va a su casa a por algunas herramientas. La gasolina no baja, moto al suelo, desmonto el grifo, saco todos los filtros y parece que ahora este problema se ha resuelto. Patada y arranca, pero muy ahogada, vamos a poner gasolina, pero la moto solo va en 1ª y casi al ralentí. Repaso mi equipo, no llevo simbología de Bultaco, ni el pin que me pongo para ir a la Montesada ... ¡la cartera es de Bultaco¡, debe ser eso.
Ernest saca una multiusos de moto (muy práctica), abre el aire casi a tope y parece que mejora, pero es una ficción. Miramos la serie del carburador, es un 627, Ernest lleva en su Impala un 622. La moto no puede tragar tanta gasolina, son las 9 de la noche del viernes, adiós a la Impalada. Consigo llevar la moto hasta casa de Eugeni, pero no está el ni sus padres, tengo mi Scoopy dentro y no puedo dejar la Impala ni irme en moto, menos mal que Ernest, que hoy ha sido mi angel de la guarda, vive al lado y me deja su Scoopy, idéntica a la mía.
Cuando llego a casa llamo a la ídem de los padres de Eugeni, para intercambiar motos, me dicen que han salido, que volverán en un rato, a mi interlocutora le suena raro lo de la moto, pero me dice que puedo pasar a dejarla, después de un par de minutos hablando veo que algo no cuadra, resulta que el número es correcto, pero se dio de baja y ahora lo tiene otra familia, conversación marxista (de Groucho).
Internet esta muy bien, pero como el trato en persona no hay nada, así que decidí ir a ver la salida, saludar por primera vez a varios amigos virtuales como Oscar, a quien por fin conocí, junto a su mujer, después de 2 años, Toni López, Jaume Domínguez y a otros a los que casi no veo pero que me hacía mucha ilusión encontrar como Julián. O como Pep, uno de los artífices de esas preciosidades de la “futura escudería”, Jordi Arandes, Pep Rossinyol a quien ni pude saludar pues se le acababa de romper ¡el grifo de gasolina¡ y andaba loco buscando uno. Por supuesto no podían faltar otros amigos habituales como Nacho, Ernest y Eugeni.

Eugeni-Ernest-Julián-Fernando
 
Estaba allí a las 8,00 y habría unas 20 motos, a las que hacían pasar por un fondo para hacer una foto de moto y propietario, de repente empezaron a llegar grupos cada vez más numerosos y de golpe una marea de Impalas que colapsaron la entrada y el retrato de participantes.

Las motos participantes (al fondo las carenadas)

La Impala 250 USA de Oscar, que esperamos ver el año que viene

Al cabo de un par de horas, de encuentros, saludos y compartir recuerdos, vi como la caravana se puso en marcha.

Hasta aquí un aperitivo de crónica, pero si quereis ver la que a todos, entre los que me incluyo, nos hubiera gustado escribir: 
http://montesakingscorpion.blogspot.com/2011/06/impalada-2011-la-primera-si-dios-quiere.html
Sabe captar con maestría todo lo que hace que estemos enganchados a esta afición, que es capaz de reunir a gente de tan diversa procedencia, edad y condición.

Posdata: el domingo fui a devolver la Scoopy a Ernest y nos volvimos a reencontrar con Eugeni. La causa de la “avería” estaba identificada y solucionada. Eugeni había sustituido recientemente el Amal que la moto llevaba, por otro que le dieron en Comercial Galicia para Impala, el par de veces que la puso en marcha, lo hizo en parado y no pudo notar nada; volvió a poner el Amal 622 (que tenía agrietada superficialmente la cubeta) y la moto iba como un reloj, como pude comprobar. Y es que las motos se averian siempre por causas objetivas, no hay más que encontrarlas (aunque eso en ocasiones, que no en esta, cueste Dios y ayuda). Doy las gracias a Eugeni, y espero que el año próximo me vuelva a dejar una Montesa; si hubiera ido el jueves a probarla o si hubiera pasado antes el viernes, pero.....
En fin, me ha servido como preparación de la del año que viene, a la que me gustaría no faltar, igual que espero que lo hagan, además de los amigos de este año, los simpáticos José Mª y Oscar.

Nueva Postdata: el Amal 627 se puede montar en la Impala, pero con una serie de reglajes a medida, que incluyen cambio de surtidor principal y secundario, ajuste de entrada de aire muy abierta y de posición de la aguja; en cualquier caso tampoco podríamos haberlo solucionado el viernes, pero si con tiempo y las piezas adecuadas.

14 comentarios:

  1. Sólo un mínimo matiz a la interesante historia que cuentas, caballero. La Impala fue para Montesa una cuestión de supervivencia, Fernando. O salía bien, o Montesa desaparecía, porque las Brío no eran ya rivales para las Tralla de Bultaco.

    El momento lo cuenta Santi Ruiz en el mejor libro que se haya escrito jamás sobre una moto española: "La Impala, su gente y sus carreras". Te lo recomiendo, porque más allá del amor de Santi por estas motos, capta muy bien el modo en que vivieron aquellos años las personas que hicieron de la industria nacional lo que llegó a ser.

    Por lo demás, si el año que viene podemos coincidir toda la panda de vándalos a la que citas, puede ser memorable. Y desde ahora mismo hago propósito de estar.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Jordi Almuni22/6/11 15:58

    Excelente post, como siempre, Fernando.
    También yo lamento el no tener reuniones de mi marca -Ossa- a las que poder asistir.
    Excelente también el post de Julián, blog al que soy adicto. Inmejorable afición e inmejorable la forma de escribirla y de transmitirla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu información Julián, desconocía este hecho y tomo nota del libro que mencionas. Desde luego acertaron, aunque es una pena que, al igual que sucedió con la Metralla, no tuviera la continuidad que se merecía, salvo el esporádico y triunfal revival de la 2, porque el concepto "Impala" no se ha vuelto a reeditar por ninguna otra marca (que yo conozca).
    Saludos Jordi, me alegro de volver a leer tus comentarios, aunque la culpa de este paréntesis sea mía, pues he descuidado el blog más de medio año. No me extrañaría que el relanzamiento de Ossa como marca, junto con la muy segura dedicatoria de una curva en Motorland a Santi Herrero, ayudara a que algo se moviera en las actividades de tu marca. Por cierto, la segunda entrada más visitada de este blog, y de largo, es la que dediqué a Santi Herrero y Ossa. Si conoces a alguien podrías pedir alguna Impala prestada y apuntarte el año que viene a la Impalada, "Si la montaña no va a Mahoma ....".

    ResponderEliminar
  4. Amigo Fernando,
    Un muy buen post, si señor!, que bien acostumbrados que nos tienes...

    Del día de la impalada solo hay una cosa que lamento, y es no haber podido dedicar un poquito más de tiempo a todos esos amigos a los que veo muy esporádicamente y siempre en Impaladas, Montesadas y demás dónde siempre ando liado.
    Me hizo mucha ilusión que vinieses a saludarme, y confío en que para la próxima Montesada tengamos algo más de tiempo para conversar tranquilamente...propongo una cena el 11 de Octubre con Julián, Fernando, Eugeni, Jose... venga !!! vamos a organizarlo que hay tiempo y ganas...
    Un fuerte abrazo.
    Jaume

    ResponderEliminar
  5. Fue un placer verte de nuevo Fernando. Lástima de affaire con la Impala de Eugeni. De todas formas, el año que viene, como sea, te ponemos una Montesa entre todos a disposición. No puedes fallar con tanto amigo como tenías el sábado en Sant Fost.
    Para mi, novato en las Impaladas, el evento fue todo un descubrimiento. Por si sirve de algo, mi felicitación a los organizadores, porque el recorrido fue fantástico, la cervecita a medio camino maná del cielo, la comida deliciosa y la compañía, lo mejor de todo, insuperable. No fallaré en años próximos por poco que pueda. Saludos. Jordi.

    ResponderEliminar
  6. Bueno Jaume, espero poder disponer de una Montesa para el próximo año y así tener más rato para conversar, pero incluso sin subirme a la moto, todas las sensaciones que viví fueron muy estimulantes (excepto la "envidia" al veros partir, ja, ja) y me generaron un "hambre" de moto tremenda. Ya organizaremos lo de la cena.
    un abrazo
    Fernando

    ResponderEliminar
  7. Jordi, no sabes lo que has hecho, primero el King Day, ahora Impalada, luego que vendrá ¿la Montesada?, piensatelo bien, todo esto crea dependencia, .... pero de las más divertidas y emocionantes que conozco. Gracias por tu ofrecimiento. A mi también me alegró verte por allí. Hasta pronto.
    Fernando

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno lo de la simbología de Bultaco. Las Montesas son muy suyas, ya sabes.

    En el libro "medio siglo de motos españolas de turismo y competición" de Mick Walker también comenta el órdago que supuso la Impala dada la situación financiera de Montesa.

    Sobre la cena, nada más fácil que quedar en el Hotel Aloha el día once de octubre y nos cenamos un arroz. La hora dependerá de cómo esté la A2. Ganas, todas.

    ResponderEliminar
  9. Al respecto de la Impalada comentar un "daño colateral" que se produjo en mi persona. Estuve bastante parte del recorrido dejando pasar motos en algunos tramos y adelantando en otros. Tenía en la cabeza la extravagante idea de encontrar la que fue mi Impala Sport cuando yo era jovencito. Impala que tu Fernando, conoces bien su procedencia. Pues bien, al finalizar el dia sin haber localizado la B-353350 se me ocurrio preguntarle a Enric Pallares, uno de los motores de las Impaladas y grandísima persona, si podía buscar en el registro de afiliados al Moto Club Impala la mencionada matrícula. Oh sorpresa !!! ayer me llamó Enric para decirme que la moto pertenecía al Moto Club y me dio el telefono de su propietario. No podía creermelo !! Mi Impala ! La impala de mi juventud a la que traicioné desprendiéndome de ella en tres ocasiones, pero reconciliándome también y jurándole amor eterno las otras tres veces que la recuperé. Finalmente desapareció de mi vida en un triste lance que no viene a colación.
    Hace poco rato he hablado con J.P. actual propietario de la Impala. Muy amablemente me ha ofrecido ir a visitarlo a él y a su Impala. Me ha comentado que además de la Ex mia tiene una segunda Unidad. Rápidamente han pasado por mi cabeza un sinfín de ideas, estrategias, propuestas, cambios etc. En cualquier caso, ninguna de ellas realizable. …….. O sí ?
    Por último Fernando comentarte que he sufrido Síndrome de Abstinencia por la interrupción de tu blog durante lo que ha mi me ha parecido una eternidad. Por favor, no nos lo vuelvas ha hacer, vale ?

    ResponderEliminar
  10. Gluups !! perdón por las "aches" que se me han colado

    ResponderEliminar
  11. Esa Impala Sport era mía y se la vendí a Eugeni, el cual tuvo el detalle de darme la matrícula original (que aún conservo) antes de vendersela. En cuanto a lo del blog, prometo que no lo volveré a hacer. Muchas gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  12. He pasado una semana de medio relax, no creí cansarme tanto con lo de la Impalada, bueno la Impalada no, el antes, hice el recorrido tres veces, no entero pero por partes, marcar, desmarcar y además los acontecimientos no deseados de los accidentes reducen en mucho la satisfacción producida, luego está quién te llama porque no le dieron este o aquel regalo, etc...

    Posteo en este blog y no en los otros porque hoy se merece todo nuestro apoyo, por haber renacido, biennnn!, y por llevar a sus páginas temas que otros evitarían, fue un placer veros por allí, fue una pena que no fuera de seis días para tener más tiempo y una lástima que no funcionara una Impala, eso es lo extraño, de haberlo sabido se quedo mi Sport en el garaje, es esa moto que ilustra el poster y que Oriol este año incorporo al mismo, me hizo ilusión. esa moto la he ofrecido muchas veces a Jordi Almuni, pero ese es otro tema que el debe solucionar :)

    He anotado en el iPhone la cena de Octubre!

    ResponderEliminar
  13. Por cierto Eugeni, ¿puedo echarte una mano con lo de la Impala?, A ver si Enric me dice quién es JP.

    ResponderEliminar
  14. Como explico en el perfil del blog, para mí los amigos están por encima de las marcas, me siento muy Bultaquista, pero no podría estar tan ciego como para no reconocer que la Impalada es una "gran fiesta de la moto", en la en la que espero participar en próximas ediciones. Cuando empecé el blog, lo hice porque me apetecía, sin un objetivo concreto y te puedo asegurar que me ha proporcionado muchas satisfacciones, la principal encontrar a un grupo de amigos como vosotros con los que compartir esta fantástica afición, la única pega es que casi todos son ..... !montesistas¡ aunque esto no es para mi ningún inconveniente, así que agradezco mucho tus palabras.
    Nota: por lo que me he enterado, el 627 se puede adaptar con algunos ajustes de carburación sin muchos problemas.

    ResponderEliminar